Avalancha de fake news durante la pandemia del COVID19: guía para protegerse de la ‘Infodemia’8 min read

A nosotros también nos pasa: durante estos días, los grupos de Whatsapp echan humo.

Allí, la pandemia del coronavirus se narra a través de audios; de cadenas, vídeos e imágenes. Son contenidos que vienen, por lo general, con la sospechosa etiqueta de ‘Reenviado’. Algunas de las piezas te hablan de la llegada inminente de un estado de excepción «que nos obliga a hacer acopio de bienes». Hay vídeos de persecuciones policiales a aquellos que se saltan el confinamiento. Te cuenta un supuesto médico que beber líquidos a cierta temperatura elimina el virus; que Putin ha liberado 700 leones para mantener a los rusos en sus casas. Otros hilan más fino y le dan al bulo un toque político: «La tercera planta del Hospital Puerta de Hierro, en Madrid, está reservada para los familiares de Pedro Sánchez».

Todas estas historias, aunque heterogéneas en su formato y premisa, tienen algo en común: son mentira.

Fake news en tiempos de COVID-19: las noticias falsas bajan a la calle

Se convirtieron en protagonistas de la política internacional cuando en 2017 se les atribuyó el auge de ciertos movimientos radicales; se hablaba, en aquella época, de bots: cuentas falsas, automatizadas, que a base de tuits y otras acciones en Twitter pudieron haber cambiado el resultado de las elecciones americanas de 2016. «Multiplicaron la irritación social y afectaron al contexto electoral y los votantes«, leemos en el libro Cyberwar: How Russian Hackers and Trolls Helped Elect a President.  Y si bien todo aquello puso el concepto de posverdad y fake news en el foco de la opinión pública, hoy, en medio de la pandemia del coronavirus,  la desinformación, de forma tangible e inmediata, se está convirtiendo en un problema para la salud pública.

Lejos del aire ficcional que acompañaba a aquella trama de bots, las fake news son ya una realidad que nos afecta a todos; las padecemos diariamente a través de redes sociales y apps de mensajería instantánea; nos hacen tomar medidas de prevención erróneas; medidas que ponen en peligro la vida nuestros mayores y, en tiempos tan complicados como los de esta pandemia, dificultan la labor de los profesionales de la salud pública.

Ya en el inicio de la pandemia, la Comisión Europea detectó avalanchas de desinformación que, reconocían, podían tener efectos devastadores al «jugar con la vida de la gente». Era el nacimiento de lo que ya se conoce como ‘Infodemia’, una palabra que surge al amparo de la Organización Mundial de Salud para «referirse a la sobreabundancia de información -mucha de ella falsa- sobre un tema».

Recientemente, en una entrevista en el Telediario de TVE a la experta en verificación y miembro de la red internacional de investigadores y periodistas especializada en verificación, la Fact Checking Network, Cristina Targdáguila, cifraba el número de bulos en 1.500. «Las desinformaciones más peligrosas son las que hablan de las falsas formas de cura o de prevención», subraya. ¿Las consecuencias de todo esto? Para Targdáguila, «la globalización de la mentira».

Aumento de campañas de phishing y 12.000 webs sospechosas

Si la cifra estimada de bulos circulando es de 1.500, hay un dato aún más revelador: José Ángel González, director operativo de la Policía Nacional, explicaba hoy mismo que se han detectado 12.000 nuevas webs sospechosas. Esto es, 12.000 nuevos dominios relacionados con el coronavirus que, se sospecha, tienen un trasfondo delictivo y fraudulento; no sólo por su contenido sino porque, según palabras del director operativo, «se han dado de alta bajo los mismos proveedores».  El fin de algunas de estas webs es el de vender -falsos- productos milagrosos contra el coronavirus: desde vacunas hasta medicamentos.

De esta forma, es importante poner de relieve el aumento del phishing -técnicas de estafa en el entorno digital basadas en hacerse pasar por empresas o instituciones de confianza-. La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) ha alertado de la existencia de multitud de campañas de envíos de correos con malware. Fraudes que, en definitiva, buscan convencer al usuario de que los enlaces que adjuntan son legítimos, cuando en realidad tienen como objetivo extraer nuestros datos.

¿Cómo protegerme de las fake news?

Como ves, las fake news, en tiempos de coronavirus, son tan peligrosas como no lavarse las manos. Y, como lavarse las manos, protegerse está al alcance de cualquiera y tiene que ver con el sentido común: sospechar cuando no sabemos de quién nos viene la información, calibrar la credibilidad de la fuente, razonar el mensaje o hacer una búsqueda rápida en Google para contrastar la información. Y si ninguna de estas acciones nos clarifica la historia, hay una serie de herramientas que nos pueden ayudar a detectar bulos.

Fact Checking: RTVE, Maldita.es y Newtral

En España hay determinados portales informativos cuya razón de ser es el Fact Checking o verificación de hechos. Así, su labor es la de confirmar y comprobar datos que circulan por redes sociales, aplicaciones de mensajería o discursos de personalidades públicas.

  •  Después de años de Fact Checking a políticos, un equipo de periodistas liderado por Ana Pastor lanzaba Newtral. Apoyados en la visualización de datos y con un estilo de redacción divulgativo, Newtral se ha convertido en uno de los principales portales de verificación de datos. 
  • ‘En su batalla por la mentira’, Maldito Bulo fue uno de los portales pioneros en lo que respecta a verificación de datos. De las tres herramientas que te proponemos, es el único que centra completamente su web en verificar bulos. Hace justo un año, llegaban a un acuerdo con Facebook para colaborar en la lucha contra la desinformación en la plataforma. Dicen ser «Un medio independiente y sin ánimo de lucro» que se financia con el apoyo de sus suscriptores y que a través de estos recibe, cada día, centenares de informaciones que requieren ser confirmadas o desmentidas. Tienen un servicio directo por Whatsapp ( 655 19 85 38) y una app para Android.
  • Como Newtral y Maldito Bulo, RTVE tiene su propio servicio de verificación de datos. Tal y como ellos lo definen, es «un equipo de verificadores formado por documentalistas y periodistas que desactiva estas últimas semanas todos los bulos que reciben a través de la línea de whatsapp que se ha abierto y a la que los ciudadanos pueden enviar las informaciones que necesitan verificar». Se trata del 676 676 148. Además, publican todas las verificaciones en www.rtve.es/verifica.

Búsqueda inversa

Visitar portales de verificación de es una forma efectiva pero no es la única para cotejar las informaciones que recibimos.

¿Conoces la búsqueda inversa en Google? Este método nos permite comprobar cuál es el origen de las imágenes que recibimos por Whatsapp y está considerado una de las formas más efectivas de combatir las fake news y el phishing. Se centra en realizar búsquedas por imágenes; podemos hacerlo, sin ir más lejos, desde la home de Google.

Si quieres ir más allá, debes saber que existen una serie de extensiones para navegadores como Chrome o Mozilla que nos permiten hacer búsquedas por imágenes aún más rápido: es el caso de Reverse Image Search Tool for Chrome o Image Search Options. Además, TinEye es un buscador especializado en búsqueda inversa de imágenes.

La postura de la Policía Nacional: ‘Blíndate contra las fake news’

La policía ha lanzado una infografía a través de la que lanza una serie de consejos para que los ciudadanos no caigan en los bulos que están circulando. Recuerda: contrastar, desconfiar de fuentes desconocidas y no compartir si no estamos seguros de la veracidad.

¿Hacia un cambio de comportamiento?

¿Supondrá la ola de bulos que estamos viviendo un cambio en el comportamiento de los que consumen información? Hoy, El País se hacía eco de un estudio que explicaba que, cuanto más se acerca la pandemia a los países, los usuarios «se fijan más en qué leen y comparten». “Mientras que montones de informaciones poco fiables circulaban mucho antes de que llegara la primera ola de la epidemia, cuando los primeros casos aparecían en los medios, la respuesta que observamos fue un aumento en la búsqueda de noticias de confianza”, dice Manlio de Domenico, físico de sistemas complejos en la Fundación Bruno Kessler (Trento, Italia) y director del centro que dirige la publicación.

Desde Citysem te invitamos a que, por el bien de todos, hagas un consumo responsable de la información. Las herramientas ya las tienes; es el momento de que las utilices en tu beneficio; en nuestro beneficio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *