Tasa de Rebote

La tasa de rebote o en inglés, bounce rate, es un porcentaje empleado en analítica web el volumen de usuarios que abandonan la página por desinterés. Su fórmula es:

Tasa de rebote = visitantes que abandonan antes de tiempo / visitas totales.

El tiempo empleado para determinar qué es antes de tiempo difiere según el software de análisis usado y oscila entre valores menores a entre 5 y 30 segundos.

Se trata del porcentaje de usuarios que visitan solamente una página; es decir, un rebote sería una visita que llega a una página y se va sin haber entrado a cualquier sección de esa misma página. La mayoría de los sistemas de estadística, fijan el tiempo en 30 segundos para que se considere que ha habido un rebote por parte de una visita.

Si una página tiene un bajo porcentaje de abandono, significa que tiene una buena organización de los contenidos y que los gráficos son los adecuados, es decir, que indican al visitante a continuar la visita en ese sitio web.

La tasa de rebote es una medición métrica que nos muestra el porcentaje de abandono de visitantes que entran en una web.

Existen varios factores que pueden influir en la tasa de rebote, como el diseño de la página web, la dificultad para encontrar un tema en concreto, la información que se encuentra en esa web, que sea demasiado complicado navegar por ella, etc. Así mismo, puede darse el caso de que los usuarios encuentren la información que buscan en la primera página de la web, lo que también provoca el abandono de dicha web tras visitar la página principal.

Todo ello nos puede dar una pista para detectar si los usuarios no encuentran interesante el contenido que hay en un sitio, o no han encontrado lo que buscaban. En otras palabras, la tasa de rebote es un dato muy útil para medir el nivel de satisfacción de los usuarios.

Cómo reducir la tasa de rebote

Algunos trucos para reducir la tasa de rebote de los usuarios en una web son:

Revisando las analíticas de la web, para ver por donde entran nuestras visitas, por donde salen, el tiempo que han permanecido dentro de la web, en que parte de dicha web pasan menos tiempo los usuarios, etc.

Mejorar la usabilidad y la forma en que se organiza el contenido, con el objetivo de que los usuarios permanezcan más tiempo en la web al darle un contenido interesante y de calidad.

Con la utilización de buenas imágenes que estén acorde con el texto que las acompañe, si las imágenes llaman la atención de los usuarios, ayudaran a conseguir el objetivo de que se queden en la web unos minutos más.

Una de las principales reglas que rigen el SEO es que Google valora el engagement de los usuarios cuando visitan una página web, dando por sentado que aquellas webs en las que se registra un mayor número de visitas o consultas son las que ofrecen una mayor calidad para el usuario.

Como Google siempre quiere ofrecer resultados de mucha calidad en las búsquedas de los usuarios, por lógica las páginas que tengan un mayor engagement tendrán una puntuación más alta para que su posicionamiento se encuentre entre los primeros puestos de las SERP.

El informe de todas las páginas proporciona la tasa de rebote de las páginas que forman una web de manera individual. Si la tasa de rebote es alta en esa web, habría que analizarlo para averiguar si el rebote es alto en general o si el origen está en alguna página en concreto de la web o alguna fuente/medio. Si se detecta que el problema se encuentra en algunas páginas, hay que determinar si el contenido corresponde con la estrategia de marketing que se quiere seguir para atraer a usuarios a esa web, y si ese contenido guía de manera sencilla al usuario hacia los siguientes pasos en la web.

¿Es negativo tener una tasa de rebote alta?

Depende. Si los resultados que se desean obtener para un sitio web pasan por que los usuarios tengan que recorrer más de una página de la web, entonces una tasa de rebote alto si es un factor negativo. Por otro lado, si el sitio web está formado por una única página (por ejemplo un blog), es totalmente normal que la tasa de rebote sea elevada, puesto que los usuarios ven la página principal y no encuentran más contenido, por lo que se salen después de leer la página principal.

Por todo lo anteriormente explicado, es muy importante cuidar cada detalle de la web que se desea posicionar en Internet para que los usuarios entren el ella y se quieran quedar al encontrarla atractiva y con información interesante.