Diccionario de marketing digital

¿Qué es el Cost per Clic (CPC) o coste por clic?

CPC

El CPC, Cost per Click o coste por clic, es un mecanismo de compra de publicidad digital que se emplea en plataformas como Google Adwords o Bing Ads. El CPC implica un coste determinado por cada usuario que hace clic en un enlace patrocinado ya sea en formato textual, vídeo, banner publicitario, imágenes o cualquier otro soporte.

Se trata de un sistema de compra muy atractivo ya que implica un pago únicamente por usuarios que van a visualizar el producto o servicio promocionado en contraposición a otros sistemas de compra como el CPM.

La fórmula es la siguiente:

CPC= Coste total/Número de clics

El anunciante debe de conocer sus estadísticas de tráfico e identificar qué porcentaje de visitas son las que finalmente se convierten en cliente, esto le permitirá tener un modelo más rentable. Se debe de identificar también la fuente de la visita, esta puede provenir de un buscador, la cual obtendrá una conversión mucho más elevada que si proviniera de un banner, ya que el producto podría haberse mostrado a todos los usuarios, tanto a los interesados en él como a los que no.

Son múltiples las plataformas publicitarias que basan sus campañas en modelos por coste CPC, como por ejemplo Google AdWords, Facebook Ads, Twitter Ads, etc. A diferencia del marketing tradicional, el CPC es lo que estamos dispuestos a pagar por cada persona que entra en nuestra tienda y normalmente se inscribe en una base de datos donde cada usuario recibirá mailings.

El modelo de CPC también se puede utilizar para otras actividades de Marketing como: Trabajar con afiliados, remarketing y retargeting, en sitios de comparación de precios, como también en campañas de adquisición por correo electrónico.

Campañas con pujas de CPC

La metodología del  coste por clic consiste en un sistema de pujas. Con estas pujas solo se pagará por cada clic que se realice en sus anuncios. Para ello, establece una puja por coste por clic máximo (CPC máx.). Este representa el importe más alto que está dispuesto a pagar por un clic en su anuncio. Normalmente el cobro suele ser mucho menor que el de la puja, y ese importe final se denomina CPC real. Cuantos más clics, más dinero cobrará el anunciante, por lo que es fundamental que los anuncios sean vistosos y atractivos. Aun así,  si introduce una puja de CPC y alguien hace clic, ese clic no le costará más que la puja máxima establecida.

También se puede elegir entre pujas manuales, donde el usuario elige la cantidad determinada y las pujas automáticas, donde es Google el que se encargan de la puja en función del presupuesto del usuario.

La campaña comienza con la creación de ciertos anuncios, como también con la elección de las palabras claves. Por cada palabra clave para la cual se puede comprar un anuncio, su competidor también la puede comprar en el sistema de pujas. El que ofrece el mejor precio por clic se pone más alto al mostrar los anuncios.

Evolución del CPC

Según indica comSore, el CPC se encuentra en un momento de innovación debido al auge de las tecnologías de Internet y el uso del Marketing Digital. Estas innovaciones pueden observarse en que el anunciante no deberá pagar el motor de búsqueda por el hecho de ver su anuncio publicado, sin tomar en cuenta la repercusión que ha tenido la publicidad en sus ingresos. De esta manera, el anunciante se asegura de pagar por cada clic que los usuarios hacen en el anuncio, que son a los que realmente llamó su atención y vale la pena la inversión para ellos.

Los enlaces han revolucionado el mercado de la publicidad online porque han logrado democratizarlo y hacerlo accesible a todo el mundo. Gracias a este formato, cualquier negocio, por pequeño que sea, puede hacer publicidad en Internet y pagar solo cuando consigue resultados. Y lo puede hacer desde una inversión mínima. Este sistema ha permitido que sean decenas de miles los anunciantes que en todo el mundo hacen uso de las soluciones de Google para vender sus productos o servicios.

Como anteriormente se ha dicho, es el propio anunciante quién determina cuánto dinero se va a invertir en publicidad, lo cual estará basado en varios factores. Para un producto, el anunciante puede crear varios anuncios con diferentes estrategias de marketing. Es un modo de observar cual de esos anuncios  crea más interacción, que será el que se imponga con más frecuencia, determinando de igual modo, en que rango horario se mostrará, en función de su público. El CPC es ideal para cuando deseas realizar una campaña de branding y tráfico, pocas campañas buscan únicamente visibilidad. La mayoría de los anunciantes de branding buscan adicionalmente redirigir visitas a su sitio.