Logotipo

El logotipo es la palabra con la que se identifica a una marca, se trata del texto sin símbolo alguno acompañándolo. Comúnmente se emplea para denominar al imagotipo, es decir, la imagen y el texto identificativo de una marca. O incluso como sinónimo de isotipo. Es decir, el símbolo que identifica  una marca.

El logotipo es un diseño gráfico que representa la imagen corporativa e identidad visual de una marca. El logotipo, o también llamado logo, es definido en marketing  como el diseño tipográfico. Suele tener  unas dimensiones, colores, formas y disposiciones específicas en función de la empresa o institución.

La importancia del logotipo, en su concepto más amplio, es la forma visual, rápida y casi inmediata de imprimir en la memoria del público la marca o la imagen corporativa de la marca. El logotipo para la Imagen corporativa es como el eslogan para la publicidad.

Tipos de logotipos

  • Logotipo o logo. Se refiere exclusivamente al diseño tipográfico del nombre o palabra que define a la marca que se quiere representar.
  • Isotipo. Es la representación de una marca cuando se compone sólo de una imagen. No hay tipografía, no lo puedes leer aunque sí puedas entender qué representa el diseño.
  • Combina en la iconografía tanto palabra como imagen. Se caracteriza porque tanto la imagen como la palabra pueden funcionar por separado. Imagotipo se dice cuando en la representación visual de una marca existe un elemento pictográfico junto al texto que puede ser abstracto o no. Entonces nos encontramos con un elemento que podemos leer y otro que no.
  • Es una especie de emblema, ya que combina, como en el imagotipo, tanto imagen como palabra, pero están fusionadas, representando una especie de “escudo” de la marca.
  • Clasificados dentro del grupo de los Isotipos, su naturaleza es flexible, ya que enfatizan la palabra pero no necesariamente en el nombre completo.

¿Cómo debe de ser un logotipo?

El logotipo debe de ser versátil y cumplir las siguientes premisas:

  • Ser legible a cualquier tamaño y formato. En cuanto a medidas debe de tener como 2 centímetros como mínimo y escalable en diferentes dimensiones. El logotipo debe de poder imprimirse y leerse con claridad. También debe de ser adaptable a los diferentes formatos online.
  • Tiene que poder reproducirse en cualquier tipo de material. Para ello debes comprobar que no sufra alteración en cuanto a su diseño.
  • Facilidad de visualización. Debe de visualizarse tanto en positivo como en negativo. Esto dependerá del color de fondo que se utilice.
  • Facilidad de memorización. Debe de ser fácil de memorizar y retener .Un logotipo difícil de memorizar tardará mucho más el cerebro en comprender lo que vemos y recordarlo.
  • Un logotipo no debe caducar; siempre debe comunicar frescura y seguir siendo relevante aún con el paso del tiempo. Aunque es importante y puede funcionar seguir las tendencias del momento en logotipos, recuerda que éste debe ser atemporal y funcionar a través de los años.
  • Único. El logotipo de una empresa debe diferenciarse claramente de la competencia, por ello es recomendable no recurrir a formas básicas como círculos, y no necesariamente tiene que representar literalmente lo que vende.
  • Un buen logotipo debe ser limpio y fácil de diseñar o escribir, y es que algo complicado o profundo no suele ser apropiado para la identidad de la marca.

Pasos para crear un logo

  1. Crear un logotipo puede parecer una tarea sencilla pero no lo es ya que representará el elemento principal que el usuario aprecio de tu negocio. Tómate el tiempo necesario para buscarlo ya que a la hora de investigar puede que lo que tengas en mente pueda desaparecer.
  2. Déjalo en manos de profesionales. Para diseñar un logotipo es necesario tener conocimientos gráficos y no todas las empresas cuentan con alguien capacitado para ello. Para ello contrata a una empresa de marketing que te ayudará a llevarlo a cabo.
  3. No lo hagas solo. Aunque por el contrario cuentes con conocimientos gráficos, siempre debes contar con una segunda opinión. Pide ayuda a gente que tenga una cierta cultura visual para así aumentar la perspectiva y las posibilidades de éxito de tu logo.
  4. Algo sencillo no es malo. No hace falta complicarse la vida, la sencillez funciona siempre y es fácil verlo en grandes compañías como Apple o Facebook.
  5. Elige bien la tipografía y el color. La tipografía y el color son elementos vitales a la hora de diseñar tu logo. Juega siempre con la psicología del color y de las tipografías. Los colores más alegres normalmente están asociados a empresas que tienen un público más joven, en cambio los colores oscuros suelen estar asociados a empresas más “serias”. Pasa lo mismo con las tipografías.
  6. No te bases solo en tus gustos. Recuerda basarte en la psicología del color y de las tipografías. Conoce bien el tipo de público que tu empresa puede tener y los valores que quieres transmitir como marca, no como persona.
  7. Es importante hacer pruebas de tu logo en las distintas superficies ya sean en la web, un evento, pancartas gigantes, marquesinas como en envases.